jueves, 5 de enero de 2012

Pierna de cordero asada al vino tinto

Hoy hemos preparado este plato para la comida del día de Reyes y para despedir las fiestas Navideñas.


Para los ingredientes:


2 Piernas de cordero pequeñas (de lechal)
El vaciado de 4 patatas que luego se prepararán rellenas (solo las bolas)
1 Pizca de ajo en polvo
1 Pizca de cebolla en polvo
1 Pizca de orégano
1 Cebolla
Sal
Aceite de Oliva
1 Jarra de vino tinto de mesa
Un poco de manteca de cerdo o mantequilla
1/2 Vaso de agua

Para prepararlo:


1º- Vamos a partir las piernas en raciones,así se nos asaran mejor, las pondremos en un recipiente y espolvorearemos con el ajo ,la sal, la cebolla en polvo y el orégano.


Como podréis apreciar la parte de abajo de la canilla lo que es solo hueso la hemos reservado para hacer un caldo, aquí no se tira nada que ya bastante hambre se pasa en el mundo.
2º- Ahora regaremos con el vino tinto las piezas y dejaremos en maceración, mínimo una hora , si lo dejamos mas tiempo mejor se ablandará la carne y se introducirá el vino en la pieza.


3º- Transcurrido el tiempo, yo lo dejé una noche entera, retiramos y escurrimos el vino y lo tiramos ya no nos sirve para nada, podréis apreciar en la fotografía el color que han cogido las piezas, quizá feo, pero sabroso.


4º Picamos la Cebolla en rodajas y las ponemos de cama al cordero, encima colocamos las piezas de pierna, y chorreamos con aceite de oliva, mantequilla o manteca de cerdo fundida, esto va en gustos en mi caso aceite de oliva lo considero mas sano.



5º- Encendemos el horno en su posición máxima 200 grados e introducimos la bandeja durante 15 minutos por una cara, luego otros 15 minutos otra cara, sacamos y ahora incorporamos las patatas por encima para que se asen con el resto de tiempo.


6º -Ahora volveremos a hornear, procurando dar la vuelta a las piezas cada 15 minutos hasta que veamos que el cordero se pincha bien y quede tostadito exteriormente.



7º- Asamos hasta que la patata esté echa, no os importe si lo veis demasiado oscuro, siempre claro está de que no se queme, cuando vayáis a comer la pieza veréis que por dentro tiene un color fabuloso, si vemos que el cordero está retiramos las piezas a un plato y continuamos con la patata.


8º- Una vez que la patata está echa apartamos las bolas más enteras, y los retales pequeños junto con el líquido, la cebolla preparamos una salsa, con 1/2 vaso de agua y ayudándonos de la batidora, para acompañar el plato.


9º- Servimos nuestra ración, acompañada de su salsita y unas bolas de patata.



Mirad como queda por dentro, rico rico, jugoso, jugoso, hasta la próxima