viernes, 27 de agosto de 2010

Las Grasas


Las grasas: Están formadas por Oxígeno, Hidrógeno y Carbono. Las grasas simples están compuestas principalmente por:
                          Saturados: grasas animales
                          No saturados: aceites vegetales
Además de la importancia para el organismo de los ácidos grasos, las grasas son portadoras de las vitaminas liposolubles: A, D, E y K. Pero la función primordial de las grasas es proporcionar energía a nuestro organismo (1 gramo de grasa equivale a 9 calorías).
Tienen la ventaja de que una vez se cubren las necesidades energéticas, se almacena el exceso, de forma que se puede acumular en nuestro cuerpo mucha energía en poco volumen; además sirven como aislante de la temperatura y evitan la pérdida de calor.
Las grasas se encuentran en gran número de alimentos tanto de origen animal como vegetal:
Origen animal.- Leche, mantequilla y quesos ricos en grasas.
Origen vegetal.- Sobre todo en las leguminosas, aceites vegetales (soja), en los frutos secos (almendras) y en diferentes semillas (maíz). Las frutas y hortalizas son muy pobres en grasas; las únicas excepciones son el aguacate (fruto tropical) y la aceituna.
En una dieta equilibrada las grasas deben suponer aproximadamente el 25% de las calorías totales.
Las grasas son también portadoras de colesterol, sustancia que el cuerpo humano necesita, pero cuyo exceso puede producir graves trastornos cardiovas­culares. Los alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados no producen ningún efecto sobre el contenido de colesterol en el organismo, es decir, no lo alteran (ni lo suben ni lo bajan). Entre este grupo de alimentos hay que destacar el aceite de oliva, los aceites de semilla de girasol, cacahuete, maíz y soja (disminuyen el contenido de colesterol en la sangre.)
Un exceso de grasas en la dieta puede causar obesidad en el individuo, y con ello se lesionarán órganos tan importantes y delicados como son el corazón, los riñones, el hígado, y todo el sistema óseo, en especial la columna vertebral.