martes, 24 de agosto de 2010

Salsa Inglesa ó salsa Worcestershire

La salsa inglesa es un condimento líquido muy utilizado para condimentar carnes y para preparar un sin fin de recetas. Sus orígenes se remontan al año 1830 cuando los ingleses colonizaban la India. La receta original de la salsa Worcester fue un secreto por muchos años y sus ingredientes son pulpa de tamarindo, pimientos picantes, anchoas, soya, vinagre, melaza, clavos de olor, ajo y cebolla. La salsa se obtiene de fermentar los ingredientes en vinagre.
En realidad la Salsa Inglesa no tiene nada de inglesa, sus raíces provienen de la India. En 1835, un Lord Ingles, Marcus Sandys, quien fuera ex gobernador de Bengala, le solicitó a los químicos John Lea y William Perrins, quienes temían un próspero negocio en la calle Broad, Worcester vendiendo productos farmacéuticos, para el baño y mercadería en general, que le prepararán la receta de una salsa que había traído de la India.
Una vez preparada la receta el Lord quedó muy satisfecho pero los señores Lea y Perrins la consideraron “Un jugo rojo picante, infernal e imposible de saborear” y almacenaron en un barril el resto de la salsa que ellos habían preparado para su uso personal.
Un año después durante una limpieza de inventario encontraron el barril y decidieron volver a probar la salsa y para su sorpresa la mezcla se había convertido en un líquido ligeramente picante muy apetitoso y aromático. Finalmente ellos le compraron la receta a Lord Sandys y en 1838 la salsa Anglo-India “Lea & Perrins Worcetershire sauce” fue lanzada comercialmente.
Hay que reconocer que los químicos Lea & Perrins también fueron unos excelentes comerciantes, ya que en muy poco tiempo, la salsa se encontraba en las mesas de todos los restaurantes del mundo. Piensen solamente que ésta salsa está en el mercado hace mas de 165 años (45 años mas vieja que el Ketchup).
Salsa Inglesa Casera:

  • 1 Cebolla picada
  • 2 Dientes de ajo machacados
  • 1 pedazo de 3 centímetros de jengibre picado
  • 3 Cucharadas de semillas de mostaza
  • 1 Cucharadita de granos de pimienta
  • 1/2 cucharadita de pimiento roja en escamas
  • 1 palo de canela de unos 3 centímetros
  • 1 cucharadita de clavos de olor
  • 1/2 media cucharadita de cardamomo*
  • 2 tazas de vinagre
  • 1/2 taza de melaza
  • 1/2 taza de soya oscura
  • 1/4 taza de pulpa de tamarindo
  • 3 cucharadas de sal
  • 1/2 cucharadita de polvo de curry
  • 1 anchoa machacada
  • 1/2 taza de agua.
Coloque la cebolla el ajo, las semillas de mostaza, las hojuelas de pimienta, los granos de pimienta, el jengibre, la canela, los clavos y el cardamomo en una tela de muselina (gasa) y forma una pequeña bolsa amarrándola con hilo fuerte. Coloque la bolsa de especias en una olla grande y agregue el vinagre, la melaza, la soya y el tamarindo. Hierva y cocine a fuego lento por 45 minutos. Mezcle aparte la sal, el polvo de curry, la anchoa y el agua y agregue éste líquido a la olla, retire del fuego.

Coloque la mezcla (incluyendo la bolsa de condimentos) en un envase de vidrio herméticamente tapado y refrigere por un período no menor de 2 semanas, agite el frasco periódicamente. Después de ese período, remueva la bolsa de condimentos y embotelle la salsa. Agite bien antes de servir.
Fuente del artículo